miércoles, 3 de diciembre de 2008

Pictures tagged with "internet 2.0" on vi.sualize.us

Pictures tagged with "internet 2.0" on vi.sualize.us

LOGO2.0 part II / Stabilo Boss on vi.sualize.us

LOGO2.0 part II / Stabilo Boss on vi.sualize.us

La evolución del hombre..descubrite!

http://vi.sualize.us/view/1c17c3390303b8e3e6536bca313fadfc/

http://fc11.deviantart.com/fs37/f/2008/283/4/3 edia_by_yofikus.jpg on vi.sualize.us

http://vi.sualize.us/view/8af426ee65e8a9a41c7fa77c808f3d00/

Interlink..-..-:)

Interlink Headline News 5055 del Martes 2 de Diciembre de 2008
Por Piscitellisin comentarios »
EDITORIAL EL PAIS QUE NO VEMOS. PUEBLO CASAS, ALVEAR, CAÑADA ROSQUIN Editorialista invitada Anaclara dallaValle inminente ayudante en la Siberia rosarina
Que la vida es un viaje, es tema viejo. Incluso que un viaje cambie tu vida. Pero para mí, cada viaje, me da vida u obliga a crear otras nuevas. Porque siempre es una instancia abierta, permitida y asegurada, de escritura. Este finde, con hermana a cuestas fuimos a ver a una de esas primas con las que nos vemos muy pero muy poco, pero con mucho mucho significado. Porque son esas familias que comparten el juego y las tortas fritas, y con las que puedo, casi como por arte de magia, quedarme, un rato sentada. Además, las tres horas en colectivo, en un Guemes ¿renovado? fueron el sustento de una actividad intensa y de captación permanente, donde debía dejar de leer para respirar de la escritura, que me obligaba a cometer sus crímenes de redención. Fuimos a Pueblo Casas, Alvear, Casas again y Cañada Rosquín. Allí, los muertos son noticias, y se reparte su retirada de estas tierras vía alto parlante, en un auto que gira y gira por las manzanas. Sabato (me) dijo que “a medida que nos acercamos a la muerte, también nos inclinamos más a la tierra”.
También fue mi duda, ¿si nunca estoy en la tierra, llegaré más despacio o menos preparada al último verano?
El viaje, entonces, fue semillero de ideas difusas, de nuevos cuestionamientos, de breves relatos.Lo primero, a la salida, un cuento de los que mastico en mi cabeza y, a modo de Steiner, no logro concretar. Pujato está lleno de Chiches. Mi vecino con el perro indomable que sabe que tiene, Chiche Cessetti, enamorado eterno de los mates con Ecilda, enamorada eterna del Chiche más suyo que de la calle. Chiche Jándiriz, Leporattí, ya difunto, Natali, Antinori y Gatti y “la” Bompadre, y “la” Marelli. Chiche mi bisabuela, quejosa de su salud perenne hasta el hartazgo, cansada de sus síntomas fantasmales inventados por el deseo inconciente, de ser al menos” la vieja enferma de la familia”.
Chiche el amor del planeta de mi abuela monumental. Es su historia, sangrante y resquebrajada en la que reside el enigma de mi propia historia. Yo sólo conocí sus ojos tímidos por fotos más añejas que su juventud congelada. “Él me dijo que estaba enfermo y que si le decía que NO, se mataba. Era la tercera mujer a la que se lo contaba. No iba a soportar, que lo vuelvan a abandonar. Y que querés que haga. Para mi la religión es todo, me ató. No podía dejarlo solo.” Fue el relato que más veces oí, estando ambas sentadas en su cama, una frente a la otra, a la hora de la siesta, u a cualquier hora de misterioso silencio, en una casa con paredes ruidosas. Mientras lo hacía, me adelantaba al fin, cuando con precisión brotaba la primera lluvia, de la piel aguada de la Piru. Y yo que pregunto ¿Por qué te quedaste, justo, justo con ese Chiche? ¿Por qué elegiste 9 años de padecimiento, de compañía compleja y 30 años de viudez? Ella, solo, simplemente se obnubila y nubla el espacio que nos separa, siempre por medio de algún mate como excusa y no termina nunca de contestarme. Sé que quiere que encuentre la respuesta y sé que esas sólo se encuentran en más preguntas.
Por amor, habrá querido decirme. O porque, como suele ocurrir, no puede explicar por qué lo quiso tanto, por eso lo quiere tanto. Entiendo la elucidación. Que es la misma que la mía. Y vuelve la duda de ¿cómo dos extraños y desconocidos y lejanos, llegan a quererse tanto? Pienso mientras miro a los que pasan, a los que se suben al micro azul y blanco, a los que se bajan en pueblos sin hermenéutica. A veces creo que el idilio más puro es el de los ancianos, que se miran (como los que percato, en otra de las tantas paradas) y con eso vuelven a encender un cariño de palabras blandas, donde hay eso que Nieztche escribió “el matrimonio, es una larga conversación”. Empiezo a comprender que mi abuela amó, porque pudo amar por medio de palabras, de lenguajes desubicados del mismo cuerpo, porque sólo necesitó imaginar su boca, y se quedó con el Chiche, en sus sueños. Ese el punto de encuentro, donde cobró razón un amor imbricado de espejos y ecos, un amor -lástima la rima- entre vivos, y muertos. Un sentimiento de vigilias, insomnios, de noches húmedas.
Después traigo hasta la hoja, la pasión de mis padres, que de tan perfecto, se me vuelve un modelo imposible de imitar. Después el cariño entre hermanos, “amor de meta inhibida”, precisó Freud. Vi a dos, uno un poquito mayor, tapando a la más niña, que dormía en un asiento, igual al nuestro, abullonado y oloroso. Lo hizo con afán de protegerla y sintiendo que la vida, le daba la remota posibilidad y gracia, de ser por un minuto, “gente grande”. Qué paradójica existencia, añorar la grandeza, de niños, y la infancia, de adultos, sin darnos cuenta, que ni la grandeza ni la infancia se definen por edad, sino por estados. “Estados del alma”, supo consignar una madre con su pañuelo blanco.
Tal vez el cuestionamiento constante de cómo se quieren, durante tanto tiempo, reside en el mismísimo deseo de amar con plenitud y permanencia a algún ser y estar completa. Creo, igual, que sólo puedo amar, a quien he leído. Viajo, mientras leo “Antes del fin” y me enorgullece la alegría de coincidir con la recurrente melancolía del escritor, con las manifestaciones surrealistas en la vida cotidiana, que liberan y redimen, con los hábitos sublimadores del arte y la poesía, con la imposibilidad de no contactarme con miles de personas, con las ganas de definir un destino alejado de fábulas y fórmulas simples y logarítmicas. Con la necesidad de comprender perdidas metáforas de la cruel realidad literaria. Eso tranquilizó mi hambre, en este viaje de vuelta.
Después, la catarata de siempre. Satisfacción por haber escrito, leyendo, que es la mayor de mis gracias. Ganas de ver y besar (lo). De decir la verdad, de encontrar todas las verdades y desperdigarlas en cada vértice. Ganas abismales de escribir textos intensos que asfixien y agoten, agobiando de sensaciones. Felicidad por las frases “de un sueño se puede decir cualquier cosa, menos que es una mentira” y “el destino siempre nos conduce a lo que teníamos que ser” (o al suicidio, agrego). Ganas de que se juegue la vida por una de mis sonrisas y de tener que devolverle el gesto con mil gestos más profundos y más ciertos. Ganas de ser un “cadáver exquisito”, de saber, si sufre más el que sufre o el que ve sufrir, a quien ama.
Ganas de descifrar si toda la vida es un exilio, si las lluvias que se implantan en la ventana, son como dice Ana Laura, analogías de seres humanos. Entre tanta farándula, todo lo que repite melancolías. El preso y el adolescente, que miran su espera. El ahorcado, en su último parpadeo, el monumento del Gauchito Gil, al costado de la ruta, algo que muchos hicieron que sea, y ahí dejaron. Las puertas oxidadas, las paredes hinchadas de humedad, las escaleras en la casa de un anciano que no lee, los bastidores de la estación de servicio de un tal Ibarlucea, la calle mojada, los pies desnudos que se apoyan en ella, los recuerdos de las vacaciones del 64 o del 87. Ganas de tantas cosas. Otra vez, la catarata, la inundación. Asumir el resguardo de la ficción y que si intentamos escribir es por no aceptar lo visible o por creer en que la condición humana, al menos, emerge a través de letras, que solo son junto a otras. Leer hasta que haya luz o no haya sueño. Corroborar que hace rato, que la espera no me desespera, porque siempre me da espacio, para dibujar palabreríos que me acerquen a “lo Absoluto”, para escribir y observar, algo que debe ser observado para ser escrito. Volver a verificar que tengo una marca, una obsesión con los bordes, sobre todo con los de las pizzas y de los libros, que jamás quedan vacíos. Y en mis manos, otra huella mía, están llenas de tinta y hacen que brote el incomprensible enigma de cómo pasan, tan rápido, las hojas que voy consumiendo. Ganas de añorar futuras primaveras parisinas, incumplidas o no, pero hechas a base de fantasías. Y recuerdo a Cornelius Castoriadis, “Lo propio del hombre no es la lógica sino la imaginación. En él predomina el placer representativo sobre el placer de órgano”. Entonces, nuevamente, aplaco mi hambre de mundo.
Un pueblo antes de Pujato, cebo unos mates espantosos a mi hermana, que durmió buena parte del recorrido, haciendo eficiente el “carpe diem”. Con la promesa de volver adonde fuimos, con la promesa asegurada, de planificar la visita, con la promesa de regresar, para traer más preguntas, nos pegamos la vuelta. El cielo se caía en tormentas.
Entendí parte de lo del Chiche. Entendí cuánto hace un viaje, mínimo, máximo. Y volví con otro miedo. No entender lo que escribí con mi letra de crisis y que lo que termine diciendo, sea siempre menos, de lo que quiero decir.

Comentario: Educación abierta y digital: ¿Hacia una identidad edupunk? De JUAN FREIRE

“Si (como afirma el griego en el Cratilo)el nombre es arquetipo de la cosa en las letras de 'rosa' está la rosa y todo el Nilo en la palabra 'Nilo'.
Y, hecho de consonantes y vocales,habrá un terrible Nombre, que la esenciacifre de Dios y que la Omnipotenciaguarde en letras y sílabas cabales.”
Pudo haberlo dicho otro, pero lo dijo él. Borges, en “El Golem”, postuló lo que sabemos de nacimiento: con el nombre se nos define como tal o cual. Así, con la instauración de un neologismo: "edupunk", se le dio nombre “al fantasma”, se lo nominó, se le dio, no vida, pero sí esa inexcusable identidad. Habrá que averiguar si es combativa, como el punk en sus orígenes, pero su nombramiento es algo más que sustancial. Nuevos caminos, formas innovadoras y transgresoras de construir conocimiento, de aprender y enseñar, de llegar al otro, de enfrentarse a vastos retos: por un lado, la educación; por otro lado, la adaptación de las nuevas tecnologías y sus “ultraarchipositivos” beneficios a ese proceso más que complejo y trascendental, y finalmente, el desafío de defender esta postura ante miles de seres temerosos de su verdadera utilidad.
Una vez más, todo cambio tecnológico supone un cambio cultural, un cambio en los hábitos, en las costumbres, en el modo de ver y realizar las más variadas acciones. Por eso Juan Freire postula que con edupunk no se trata de enfrentarse a un reto tecnológico sino a un cambio cultural en el que la tecnología actúa como facilitadora, al tiempo que permite “independizarse de las estructuras organizativas convencionales (que en muchas ocasiones actúan como barreras para la colaboración)”. Es preciso, de todas formas, destacar que toda variación es efectiva y sana si supone una evolución, si implica una ruptura con los frenos que imposibilitan el desarrollo de las fuerzas productivas.
Numerosas definiciones rondan alrededor del concepto, postulado el 25 de mayo por Jim Groom, especialista en tecnología educativa y profesor de la University of Mary Washington, en su The Glass Bees. En el intento de definirlo, hay ciertas variaciones, pero numerosos teóricos coinciden que en realidad es “una forma de entender la educación y el aprendizaje radicalmente diferente del modelo convencional, y unas comunidades de prácticas empoderadas gracias a la irrupción de la tecnología digital” . Es una aproximación a las prácticas de la enseñanza y el aprendizaje basada en una actitud do it yourself (DIY: “hágalo usted mismo”), centrada en el estudiante, creada por los profesores o por la comunidad y no por una corporación (Leslie Madsen Brooks, en BlogHer), y lo que creo notable “un aprendizaje que se inicia con los intereses del que aprende –y los hace relevantes en la edad digital en la que vivimos”.
Entonces, es necesario que se que conciba al cambio no como una cuestión de la tecnología, sino de las personas, como cita Freire. Ahí está la cuestión; la revolución se da de manos de un grupo de personas, tal vez vanguardistas (avant garde) que rompen los esquemas propuestos, imperantes -con determinadas nociones un tanto estáticas-, para avanzar, para promover otras formas de pensamiento y, por sobre todo, de acción.
Por eso la tecnología no es la promotora del avance, sino la facilitadora, y Groom apuesta a ello. Los hacedores del cambio son las personas, más que seguro, empeñadas en pensar más y mejor, en pensar de forma criteriosa y constante y, quizás, pensar más rápidamente y en conjunto, en comunidad, de modo colectivo. Es decir, la tecnología solo será útil si la hacen útil, es decir traerá o producirá provecho, comodidad, fruto o interés, servirá, si hay personas que buscan provecho, comodidad, algún fruto o interés en ella. Si algo se ha creado ha sido –casi con seguridad- para mejorar lo existente. Pero si eso creado no se emplea para mejorar lo que somos, difícilmente, sea productivo.
Es probable que este mecanismo sea atacado por diversos motivos: el hecho de su gratuidad pone en cuestión a ciertas empresas privadas con programas educativos afines, o porque implica un compromiso personal, de motivación propia, individual, y porque cada uno “debe hacerse”. Creo que se trata de un contundente desafío al conocimiento y al saber, a su inmensidad y posibilidad de alcance, porque el eje es el estudiante, el centro de su propia formación que será “independiente y flexible”, ya que el mismo tendrá que “gestionar su propio aprendizaje, generalmente con ayuda de tutores externos".
O sea, ahora aprender será algo más que adquirir el conocimiento de algo por medio del estudio o de la experiencia; ahora habrá que conectar ideas, construir significados, ampliar los existentes, los ya instalados en nuestros esquemas cognoscitivos, en nuestro conocimiento de mundo, el cual no será nunca más suficiente, nunca más apocopado, comenzará a existir otro mundo posible. Nuestra mente deberá poner en juego algo más que la memoria para acrecentar sus sinapsis: la tecnología se ofrece como agente multiplicador de archivos, de saberes.
Con herramientas precisas, surgidas para la Web 2.0 –como blogs, wikis y redes sociales, el campo semántico, las redes conceptuales– las nociones alcanzables se ensanchan increíblemente. Aquí, según Groom, son “las personas y sus redes el centro del proceso de aprendizaje y la base de la innovación y no la tecnología por sí misma”. Requiere, en tanto, de la colaboración de los estudiantes, de su constante contacto, de recuperar la interacción para un fin común, de promover la curiosidad; reivindica la comunicación, la autonomía, al aprendizaje informal, y adaptado a las necesidades singulares, “el enfoque orientado a la acción, es decir, aprender algo haciéndolo, de cada uno”, el involucrarse y participar, comprometerse (algo más que evadido en estas épocas de posmodernidad).
“La libertad supone responsabilidad. Por eso la mayor parte de los hombres le teme tanto”, postuló George Bernard Shaw, y como “estamos condenados a ser libres”, según dijo Sartre, pasa por una decisión e iniciativa personal qué hacemos con lo que nos ofrece la tecnología. Al fin y al cabo, se trata de una apertura a la diversidad y a la multitud, instaurada en la base de un conocimiento, no solo cuantitativo, sino cualitativo. En base a estrategias selectivas, el aprendizaje puede ser alcanzado de una manera más que novedosa, y sobre todo diferente. Edupunk requiere un alto grado de discernimiento y responsabilidad, basados en la actitud do it yourself; potencia una alternativa, probablemente hacia el progreso, el crecimiento y el desarrollo por vías poco convencionales, y deja de manifiesto cómo, a pesar de los avances tecnológicos, inconmensurables en este siglo, la palabra final la siguen teniendo las personas. Vale aclarar: de carne y hueso...
Más información
Edupunk ¿de qué estamos hablando?

sábado, 18 de octubre de 2008

LA PALABRA


La palabra para los griegos estaba anclada al MITO. Mito es palabra, es narración, es tradición ( en el mejor sentido de la palabra), es transmisión.
La palabra nos da existencia. Palabra es Nombre. Palabra es lenguaje, es texto y es contexto. La palabra nos humaniza. El proceso de hominización tiene que ver con lo que nos hace dignos de humanidad, que es el lenguaje, a través de la palabra.La palabra dicha y la no dicha, que se manifiesta a través de códigos lingüisticos y paralingüísticos (íconos, sonido, gestos, otros).
Las palabras y las cosas al decir de Foucault representan la existencia del sentido y el sin sentido. La palabra es comunicación e ¿incomunicación?. A veces, con sólo una palabra destruímos una vida o construimos la muralla China o lo que fue el Muro de Berlín. El mundo está hecho de palabras, ellas integran el mundo de las representaciones y nos devienen en sujeto. Somos sujetos sujetados por palabras, o escindidos por palabras, o esperanzados por palabras..................
Hay muchas formas de ser parlantes hasta con silencios, de eso sabe mucho el psicoanálisis ( Freud y Lacan supieron mucho de esto)
Una imagen es palabra, un sonido es palabra, una obra de arte es palabra, la música es palabra, la sonrrisa es palabra, el "Otro" es palabra, yo soy palabra, el mundo sería mejor si escuchara la palabra y la viera en el clamoroso rostro de los que sufren, de los humillados.
Palabras tan sólo palabras.......


Lic. Susana Copertari

Facultad de Ciencia Política y RRII UNR

LOS NATIVOS DIGITALES QUIEREN Y MUCHO A LA FOTOGRAFIA ANALOGICA. POR ALGO SERA. (el titulo lo puse yo-Alejandro Piscitelli)

Uno de los objetivos que como caminante a pie, suelo perseguir, es que todo lo que hago, tiene que ser productivo, que cualquier experiencia, me sirva para incorporara algo más y ver un poco más allá. Por eso, suelo destacar para mí algunas frases, recortar ideas, por más volátiles o irrisorias o repetidas que parezcan.
El miedo a ser olvidados, para mí, es el mayor -¿único?- temor del ser humano. Ahora, ¿cómo sólo una charla de las tantas de las XII Jornadas Nacionales de Investigadores de Comunicación, me llevó a este planteo metafísico? Es que el pensamiento es así y hurgar en causas y casos forma parte de nuestra naturaleza. Ya “hiperlinkeados” como estamos, poco nos sorprende, lo lejos que nos puede llevar, situaciones, en primer instancia, minúsculas.
Las Jornadas son organizadas por la Red Nacional de Investigadores en Comunicación, y desde este jueves 16 y hasta el sábado 18, se desarrollan en la Escuela de Comunicación Social, de la UNR, bajo la desbordada temática “Nuevos escenarios y lenguajes convergentes”. En casi 100 hojas, se resumen las múltiples ponencias que se dividen en áreas como “arte y comunicación”; “sujetos, identidades y cultura”; “economía y política de la comunicación”; “discursos, lenguaje y textos”, “espacios urbanos”, “teorías y metodologías de la investigación”, “la educación desde la comunicación”; “prácticas de producción, consumo y usos mediáticos”.
Cuantiosos estudiantes, e investigadores se reunieron para hacer eso que nos gusta, hablar y hacer de esa mera capacidad individual del lenguaje un debate abierto, donde lo social se inmiscuye ampliando los paradigmas del yo.
Y ante tanta oferta, uno debe imponer al máximo ese criterioso concepto económico, de costo de oportunidad, ya que sumado a las limitaciones eternas del tiempo, que acorta y coarta algunas opciones, limita las ganas de ir y ver, uno debe elegir algo de ese todo.
En la variedad escuché la charla titulada “El discurso fotográfico”, donde es la imagen la que dialoga y responde y articula rimbombantes relaciones con textos y contextos.
Allí surgieron conceptos teóricos, nombres de genios y frases espasmódicas. Es la imagen fotográfica la detención de lo que pasó, la habilidad y el permiso de tener en mis manos lo que pasó, lo que fue y dejó de ser, lo que no volverá a ser, de ninguna manera, igual a ello.
No implica que lo revivamos, no implica que volvamos a sentir eso sentido, pero sí nos permite re asistir a la función de nuestro propio teatro –o de otros- que es nuestra propia vida – o la de otros, que suele ser nuestra. Vehiculiza eso que está allá, que ya tuvo identidad, y nos abre la puerta al recuerdo, a ese volver al corazón, evita la desaparición o que nos desaparezcan, y como algunos de esos grandes supieron decir, “es el triunfo sobre el paso del tiempo, ella nos sobrevivirá, es el elemento del futuro, nos devuelve un instante lo pasado, restituye lo que nos marcó”.
Barthes nos habló que la realidad de la fotografía es el “haber estado allí, pues existe la evidencia del aquello sucedió así. Parece confiable, aunque él hable de los mecanismos típicos de connotación, como el trucaje, la pose, los objetos, la sintaxis, la fotogenia y el esteticismo.
Ese analogon con la realidad, permite que la visitemos una y otra vez más, no sólo por una cuestión de querencia o deseo, sino por necesidad. Necesidad de tiempos, de olores, de espacios, de momentos. ¿Y por qué necesitamos remover, revolver, re volver, eso que hicimos o que fuimos o que pasamos? ¿Será un aura romanticista, en medio de tanta razón y caos, producto mismo, de esa razón?
La cuestión es que toda fotografía –como todo relato- nos da la tranquilidad de que podemos retener algo, que si fuera por el tiempo mismo, hubiésemos perdido absolutamente. Por eso, remarco esa idea esencial del miedo que tenemos al olvido, a que seamos olvidados. Le tenemos miedo al tiempo, y por sobre todo, al presente. Al caer en la cuenta, a ser conciente, de que somos. De qué somos. Por eso prescindimos de la narración o de lo que nos pone a disposición la fotografía o el monumento, para valorar y revalorizar lo que fue esfumándose. Por ese miedo al hoy, hablamos tanto y tanto del futuro, de lo que vendrá, de eso sin cara ni cuerpo, de eso que es más sombra todavía. Esto es lo que hace, a esto me condujo, una charla, un milímetro del saber, entre tanto a las que podría haber accedido.
En concreto, la presentación rondó en pos de tres trabajos, cuyo eje, era dicho discurso fotográfico.
El primero fue dispuesto por una joven licenciada cordobesa, [1] que llevó adelante un taller en un neuro psiquiátrico de su provincia “para desestigmatizar”, para darle voz, a los dueños de un discurso, que según Foucault, sería excluido, contra hegemónico. El arte como cura, como solución, como alternativa vigente y latente, y en este caso, como ese “darle una mano” a los que no saben que la tienen. Descubrirlos, hacerlos descubrirse. Mientras se revisan conceptos de Verón, como discurso y figura, la Arqueología del Saber y demás.
Entre “la intuición y la teoría”; de la UNR, Carolina Cansino adelantó sobre su hipótesis sobre delimitar un nuevo “género visual”, dialogando con Bajtín, en pos de la foto de nota roja, o foto choque, entre tantas denominaciones. Imperdible la obra de Enrique Metinides, deja sin palabras, como ella misma dice. También la de Bayard, quien auto fotografió su muerte inventada, logrando el sensacionalismo pretendido. A partir de ello, los cuestionamientos sobre cuál es el papel del fotógrafo, si debe o no intervenir, si participa ya del hecho porque oprime el botón. Frases y citas importantísimas, lo hicieron destacable.
Leticia Rigat, con su investigación sobre la obra de Marcelo Brodsky, hizo temblar esa historia que de tan reciente, cuesta verla como historia consolidada y que rasguña. También desde Rosario, hondó en la captación de las ausencias, en el rescate del ayer que supone la fotografía y que permite, tener lo que no está. A mi criterio, muchas imágenes de la memoria, fueron foto choque y descarrilaron mi entereza.
La convergencia es la sangre del mundo y un debate, obliga muchos más. Alguien leyó “El etnógrafo”, de Borges. y así, a la hora de la siesta, antropología, lingüística, trans lingüística, se conjugaron para hacer pensar.
Sí fue productivo.
Me quedo, entonces, con este relato, y con la nostalgia de lo que no ví y las expectativas de lo que veré.




[1] López, Verónica. “La mirada del otro en el discurso fotográfico”.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Michael Bajtin...

las palabras no son de nadie.
* Los significados neutros de las palabras aseguran su carácter y la ínter compresión de los que hablan, pero su uso en la situación comunicativa, depende siempre de un contexto particular.
* Cualquier palabra existe para el hablante en sus tres aspectos.
  • Como palabra neutra de lalengua, que no pertenece a nadie,
  • como palabra ajena, llena de ecos, de los enunciados de otros, que pertenecen a otras personas;
  • y finalmete como mi palabra, porque puesto que yo la uso en una citación determinada y con una intención discursiva determinada, lapalabra está compenetrada de miexpresividad.

viernes, 10 de octubre de 2008

Algunas notas mías....












Más que mil palabras


Un disfraz para el adiós


Estaban esperándose. Esperando la palabra del otro. Era la palabra la que los salvaría. Esa palabra que siempre surge, o que tarda tanto, que llega a doler. Pero que siempre evoca e imagina y hace que todo, sea menos fuerte. O mucho más.
Pero ella siguió parada, gravitando en algún sitio perdido. Él con las manos hacia atrás, a su lado. La respiración se asfixiaba de sólo verlos, tan perennes.

Así se comprobó, que era cierto que con el número dos, nacía la pena.

jueves, 9 de octubre de 2008

Sobre su etimología

http://etimologias.dechile.net/?A

Cuando alguien dice, pasen y vean, es porque hay algo por ver, y mucho por recorrer. Todo recorrido es causa de aprendizaje...
Pasen y vean, para aprender de etimología, y cosas, como por ejemplo...la A, deriva de Alef, que significa toro.. y más!

QUÉ ES UNA PALABRA?

En gramática tradicional, una palabra es cada uno de los segmentos limitados por pausas o espacios en la cadena hablada o escrita, que puede aparecer en otras posiciones, y que está dotado de una función.
Lingüísticamente, el concepto de palabra es mucho más problemático de lo que la definición anterior sugiere. Determinar qué constituye fonéticamente o morfosintácticamente una palabra es un problema abierto, así por ejemplo junto a los morfemas ligados y las palabras léxicas existen los clíticos cuyo estatus de palabra es discutido. La rama de la lingüística que estudia la composición y estructura interna de las palabras es la morfología.

Perspectivas de estudio
La palabra puede ser estudiada desde distintos enfoques:
Criterio fonológico: Segmento limitado por junturas, pausas o que constituyen el núcleo posible de un grupo acentual.
Criterio formal o morfológico: Mínima forma libre, caracterizada por la posibilidad de aparecer libremente en cualquier posición de la cadena hablada.
Criterio funcional: Unidad dotada de una función, aunque hay unidades mayores y menores que la palabra.
Criterio semántico: Asociación de un sentido dado y un conjunto de sonidos dado dentro de una función gramatical.

Clases de palabras
Las palabras pueden dividirse, según criterios morfosintácticos (categoría sintáctica, tipo de flexión), fonológicos (acentuación, número de sílabas) o funcionales.

Clasificaciones morfosintácticas
Según su categoría sintáctica
Las que pertenecen a la categoría léxica:
adjetivo
adverbio
sustantivo o nombre
verbo
preposición
Y las que pertenecen a la categoría funcional:
determinante
conjunción
subjunción

Según su estructura interna
Palabras compuestas, que contienen al menos dos lexemas.
Palabras derivadas, se refiere propiamente a una relación entre dos palabras formadas a partir del mismo lexema básico.
sintagma lexicalizado o colocación.

Clasificaciones fonológicas
Según su acentuación
En ciertas lenguas con acento de intesidad fonológico, la posición del acento de intensidad no está fijado siempre en la misma sílaba, dichas lenguas se denominan lenguas de acento libre. En lenguas de acento libre como el español puede hacerse las siguientes clasificaciones:
Las palabras agudas son aquellas en la que recae el acento en la última sílaba de la palabra. Por ejemplo: salchichón.
Las palabras llanas son aquellas en las que el acento recae en la penúltima sílaba. Por ejemplo: camilla.
Las palabras esdrújulas son aquellas en las que recae el acento en la antepenúltima sílaba. Por ejemplo: esdrújula.
Las palabra sobresdrújula son aquellas en las que recae el el acento en la sobreantepenultima sílaba. Por ejemplo: rómpeselo.
Fonológicamente el acento ayuda a segmentar la cadena hablada en grupos fónicos o en palabras. En lenguas de acento en posición fija como el francés donde el acento cae al final de cada palabra tónica, por lo que la identificación de la posición del acento permite segmentar en palabras (exceptunado las palabras clíticas)

Según su número de sílabas
Palabra monosílaba: aquella palabra con una sola sílaba. Por ejemplo: sol, buey.
Palabra bisílaba : aquella palabra con dos sílabas. Por ejemplo: nube, bolso.
Palabra trisílaba : aquella palabra con tres sílabas. Por ejemplo: huracán, teclado.
Palabra cuatrisílaba: aquella palabra con cuatro sílabas. Por ejemplo: comilona, escopeta.

Morfología y componentes de la palabra
Los componentes inmediatos de la palabra son los morfemas, que representan las unidades gramaticales mínimas. El nivel superior es el de los monemas, y el inferior a su vez se divide en fonemas.

Procesos de formación de palabras
Las palabras que forman parte de las categorías léxicas pueden combinarse entre sí para dar lugar a nuevas palabras, para ello las lenguas del mundo usan diversos procedimientos:
Composición (lingüística)
Derivación (lingüística)
Parasíntesis
En cambio las categorías funcionales se consideran clases cerradas que no resultan explícitamente ampliables mediante ningún proceso productivo de formación de palabra. Sin embargo, en la evolución histórica de una lengua el inventario de palabras funcionales varía porque se ganan o se pierden elementos, el proceso más importante de creación de nuevas palabras funcionales es la gramaticalización.

Semántica léxica
La semántica léxica es un área de la lingüística que investiga como las palabras de una lengua denotan o "significan" (Pustejovsky, 1995). La semántica léxica se preocupa de como se componen singificados complejos a partir de significados más simples, y qué tipo de estructuración tienen las palabras para representar el mundo exterior. No todas las lenguas ponen el mismo énfasis en los mismos rasgos a la hora de disponer de palabras diferentes para conceptos ligeramente diferentes. La determinación de los rasgos más frecuentes o relevantes para comprender la relación entre las palabras de una determianda área del vocabulario es uno de los asuntos de la semántica léxica.
La semántica léxica moderna a diferencia de los enfoques más tradicionales sobre el significado asume que el conjunto de palabras relacionadas con un determinado campo semántico, actividad o concepto, es un conjunto con cierta estructura interna que hay que descubrir, lo cual permitiría descubrir la "lógica" de una cada lengua para nombrar objetos relacionados semánticamente. Una pregunta abierta es el significado se establece mirando en una entorno de la red semántica de una palabra o si por el contrario el significado está contenido localmente en cada palabra. El estudio tradicional del significado implícitamente ha asumido esta segunda posibilidad en la mayoría de los casos. Otra cuestión planteada en semántica léxica es como es la relación entre las palabras y los conceptos denotados. La semántica léxica usa los conceptos tradicionales de sinonimia, antónimo, hiponimia e hiperonimia para estudiar la red semántica de palabras.

Semántica tradicional
Las palabras son símbolos. Esto quiere decir que se refieren a las cosas del mundo o objetos ajenos al lenguaje. Las palabras son un cierto tipo de representación cognitiva con la que se asocian convencionalmente. Tradicionalmente En la relación entre una palabra (forma fonológica) y el mundo exterior es necesario estudiar tres aspectos:
la expresión de la palabra
el concepto con el que se asocia o significado.
la cosa a la que se refiere o referencia.
La referencia de una palabra puede ser múltiple, debido a que en el mundo existan muchos objetos denotadas por la misma palabra al ser todos ellos un tipo de objeto. Sin embargo, el significado de la palabra es único.
El valor semántico de una palabra es el conjunto de objetos o situaciones a los que se puede referir, esto es, su ámbito referencial (que sería una clase de objetos, mientras que el significado sería la propiedad que comparten esos objetos, la idea o representación mental que se tiene de ellos).
Tradicionalmente, se ha considerado que los significados de las palabras son, normalmente, entidades conceptuales compuestas de otras entidades. Los conceptos en que se pueden despiezar los significados se denominan semas o componentes semánticos. Los semas de un significado son las propiedades implicadas o evocadas por ese significado. Así, pues, los significados son unidades complejas. A partir de los semas se ha tratado de definir un tipo de entidad más problemática llamada semema.
El significado de una palabra es el concepto del que es portadora; cuando definimos su significado, precisamos las propiedades de ese concepto. El significado es definido de manera ligeramente diferente dentro de cada teoría semántica. Para algunas teorías sería una especie de abstracción sobre el conjunto de referencias evocadas por la palabra. Otras teorías han tratado de concertar el significado mediante la teoría de prototipos, o mediante agreafados de rasgos semánticos o semas.
Los rasgos semánticos típicos de una clase son aquellas propiedades que son frecuentes en los objetos de esa clase y que marcan el mayor contraste con otras clases. Así, pues, el significado de las palabras no es un concepto que se refiera por igual a todos los objetos que se puedan nombrar con esa palabra, sino que caracteriza solo a los ejemplares típicos.
La concepción del significado de la palabra como una unidad que comprende tanto el pensamiento generalizado como el intercambio social, es de un valor incalculable para el estudio del pensamiento y el lenguaje; puesto que permite realizar el verdadero análisis causal-genético, el estudio sistemático de las relaciones entre el crecimiento de la capacidad de pensamiento del niño y su desarrollo social. Es por ello que los lingüistas modernos utilizan el fonema, “la más pequeña unidad fonética indivisible que afecta al significado” y es, por tanto, característica del habla humana, distinta de otros sonidos (Vygotsky, 1977; Bruner, 1998).

miércoles, 8 de octubre de 2008

La eficacia simbólica

El título del post, es el título del capítulo número 10, de "Antropología estructural" (1958); una obra de Claude Lévi Strauss que explica la cura shamánica en la cultura Cuna (Panamá y Colombia)
Dónde reside lo grandioso de la explicación? El Shamán o nene, es una especie de cura sin ninguna formación de índole intelectual, pero que cuenta con una gran capacidad innata, de detectar las enfermedades del resto de las peronas y encauzar la solución.
En este caso, se trata de su intervención para solucionar el parto conflictivo de alguna mujer que solicite su presencia. Él se internaliza, somatiza el dolor, y representa una lucha contra los desvaríos de Muu, la diosa del útero. Es necesaria su intervención en la concepción de cualquier ser humano, pero cuando se apodera de la fuerza vital (no del alma o purba) de los otros órganos, el parto deviene en negativo.
La cuestión central es que es el CANTO, la eficacia simbólica de la palabra misma, la que cura a la paciente, y que le permite solucionar el conflicto y volver a enfrentarlo.
Al igual que el Psicoanálisis, funciona por su método de escucha al otro. En una unilateralmente, en la otra por medio de una representación.
Pero, como dice Don Sigmund, las palabras sirven tanto para llevar a la desperación y -agrego- o llevar al olvido.
PaSen y VeaN

domingo, 5 de octubre de 2008

DE TRAMAS SOMOS...







Los textos son tramas. Tramas de palabras que se imbrican en oraciones, oraciones que requieren de otras similares, para construir párrafos, y relatos. Y ¿Qué son los relatos, esos “innumerables relatos existentes”[1]?


Es que como usuarios de la lengua, como constructores de cultura, como seres humanos, necesitamos de la palabra, que nos hominiza y da existencia. Nuestra existencia sólo permanece vigente y permanente, porque somos capaces de introducirla -por medio de palabras- en “la linealidad del discurso”. Es cierto que se escribe para no olvidar, porque se escribe lo que no se quiere olvidar, lo que nos es interesante, trascendental o ineludible de recordar.


Todo el tiempo estamos relatando, “hablamos haciendo y haciéndonos, hacemos hablando y hablándonos”; dirá Albert Chillón. Somos discurso y acción. Somos simplemente, hombres, que en nuestro guaraní significa “sonido de pie”; y nos caracteriza por nuestra capacidad de alzar la palabra a su estatura plena.


Escuchamos relatos en la calle, en casa, en los medios, en aire, en el mundo. El mundo es, y otra vez, una trama de relatos, de relatos sobre el mundo mismo, sobre relatos hechos y construidos por otros, relatos usados, repetidos, que se re significan constantemente. El mundo es, lo que podemos percibir de él. Al igual que la realidad. Ese “pacto entre subjetividades”. Y si, esa realidad sobre la que hablamos y enunciamos, es pura construcción y pura palabra, cómo dudar de la afirmación de Chillón “toda dicción es ficción”. Cómo no asegurar que toda dicción es ficción, si en la misma dicción, el objeto es ardua ficción.


Cada uno, relata, narra, pone a funcionar sus capacidades cognitivas, comunicacionales y pragmáticas y sigue tramando, sigue obrando con las palabras como ladrillos de infinitas paredes polisémicas, plurívocas, polifuncionales. Y como no nos alcanza este universo de piel y hueso, de tierra y mar, al que “empalabramos”, inventamos otros.


No conforme con el planeta “de los átomos”, conjeturamos otros en nuestra imaginación y lo plasmamos a través del relato, muchos son el vivo reflejo de cuanto han imaginado miles de fieles que solo apuntan a evadirse de la cotidianeidad. Otros son más veridicentes, otros más fantásticos. Otros recorren trayectorias individuales, son testimoniales, otros revisten una corroboración documental (enunciados facticios de tenor testimonial y documental) y muchos otros en su ficcionalidad explícita, en su carácter fabulador, abren otras ventanas. Aquí nombraríamos a los enunciados ficticios de tenor realista, buscando “la verdad por medio del cultivo de la verosimilitud referencial” (cuentos, relatos, cine realista), o a los que nos remiten a realidades creadas, buscando “la verdad por el cultivo de la verosimilitud auto referencial” (relatos, mitos, fábulas). Y por supuesto, hechos de palabras, también podemos emplear ficciones para mentir, y engañar (discurso político)


Así, lo que llamamos, ese mundo, ese “conjunto de todas las cosas creadas”, según la definición del Diccionario de la Real Academia Española, es cada vez más amplio, más interminable, más habitable y habitado.


Somos palabras de pie, que hablamos y actuamos, y relatamos lo que hicimos, en este mundo empalabrado, para que duren para siempre, para que otras palabras de pie, discutan y debatan lo que emitimos, sigan empalabrando la Tierra, la historia.


Es que como dice Iván Almeida “si puedo contarme lo que perdido, he encontrado una forma distinta de poseerlo para siempre”. Como individuos melancólicos, prescindimos del otro, prescindimos de su palabra para que la nuestra tenga vida y “de vida a la vida”. Y necesitamos que no se pierdan, que no se las lleve el viento. Porque en ella están encerradas, todas nuestras acciones, nuestra experiencia, en su capacidad de reunir “memoria y expectativa”. Por medio del relato, el tiempo mismo es ambiguo y multiforme. Porque nos permite ser ahora, en este tiempo indefinido (pasado, presente y futuro), y recordar lo que fuimos (por el tiempo del relato, con un antes y un después).


Es que la magia del relato, reside en que no sólo podemos relatar lo que hicimos, sino lo que no pudimos, no quisimos, o no nos animamos a hacer. Es una apuesta al coraje simbólico. Puede ser de momentos, el retrato del superyó. Siempre es, en todo caso, una interpretación de lo que nos rodea. Una forma de llegar a comprenderlo.


Dirá Barthes que la función del relato, al cual accedemos a través de idas y venidas, de viajes, vueltas y volteretas, de ese requerido cojear estructural, no es representar, sino montar un espectáculo. Chillón disentirá en el primer aspecto, afirmando que no reproducen la realidad, sino que la representan. En todo caso, para el antecesor, es el lenguaje el hecho clave de todo relato. Para el que le sigue, que toda dicción es ficción.


Como seres subjetivos, estamos impregnados de palabras, que son nuestras sólo en el momento de la enunciación. Antes ya la dialogaron otros. Un poco después, la dialogarán los que nos siguen. Y así “como correas de transmisión de la historia” pasan las palabras, pasan los enunciados, pasan las acciones empalabradas, por nuestra vida, por la vida, por el mundo. Pero solo por medio del relato, hacemos que todo lo que hicimos, no se deshaga.


[1] Barthes, Roland. “Introducción al análisis estructural de los relatos”

lunes, 29 de septiembre de 2008

El campo del debate

La pelea intelectual
El conflicto del campo produjo un debate entre los escritores de este país. Una carta abierta en apoyo de la política oficial desató la polémica. Beatriz Sarlo, crítica y ensayista, y Horacio González, sociólogo, director de la Biblioteca Nacional, provenientes ambos del amplio y variado progresismo.
Y más allá del debate, fue la PALABRA, la clave, la entrada y sinuosidad del conflicto.A través de ciertos términos, surgidos de ciertos ámbitos..surgió el debate, por el qué quería decir.
Las palabras sirven para pensar, debe haber un momento en que las palabras tengan su brillo carismático de movilización de multitudes y yo no voy a ignorar esa dimensión de la política. Apuntó Beatriz Sarlo

VivAMÉRICA!

http://www.revistaenie.clarin.com/notas/2008/09/29/_-01770795.htm

LOS GRANDES PUEDEN!!!!!! Nosotros también

Google dará 10 millones de dólares a las mejores ideas para ayudar al mundo
Como Alfred Nobel en su momento, los multimillonarios fundadores de Google quieren usar su fortuna para premiar los mejores esfuerzos para ayudar a la humanidad. Hay tiempo hasta el 20 de octubre para postularse con un proyecto que mejore el mundo. Hay 10 millones de dólares para llevarlos a cabo.

http://www.revistaenie.clarin.com/notas/2008/09/24/_-01767076.htm

UTOPIA POSSIBLE. En este video institucional Google ilustra el tipo de ideas que pueden cambiar el mundo y que quisieran apoyar con 10 millones de dólares.

Si tiene una idea para ayudar al mundo, pero no el dinero para ponerla en marcha, envíesela a Google: el buscador lanzó hoy un concurso para financiar con 10 millones de dólares los proyectos que mejoren la vida del mayor número de personas.En coincidencia con el décimo aniversario de la empresa, este mes Google anunció la iniciativa "10 to the 100th", que seleccionará las cien mejores ideas entre internautas de todo el mundo y repartirá 10 millones de dólares entre las mejores para hacerlas realidad.Cualquiera que tenga una idea que crea que puede ayudar a un gran número de personas puede enviarla al buscador, tras completar un sencillo formulario en la web antes del 20 de octubre próximo."Las ideas pueden ser pequeñas, relacionadas con la tecnología o brillantemente simples, pero es necesario que tengan un impacto", dijo la compañía en un comunicado."Sabemos que hay innumerables ideas geniales que necesitan financiación y apoyo para ponerlas en marcha", añadió.Las propuestas pueden estar relacionadas con cualquier campo, pero Google ha definido en la web del proyecto algunas de las áreas más comunes, como energía, vivienda, salud o educación, para simplificar el proceso.El único requisito es que los participantes puedan responder a algunas preguntas sobre el alcance y eficiencia de su idea, a cuántas personas beneficiará o durante cuánto tiempo tendrá impacto.Un grupo de empleados de Google elegirá los cien mejores proyectos antes del 27 de enero de 2009. Entre ellos, los internautas podrán votar los 20 mejores y un panel de expertos aún por nombrar seleccionará a los ganadores a mediados de febrero.Google ha dejado abierto el número de ideas que podrán ganar. Si son dos, ambos proyectos se repartirán los 10 millones de dólares, si son cinco, solo habrá dos millones de dólares para cada uno. Fuente: EFE

Confesión

Mi novia me dijo que un pecho sí, pero que el otro no, porque lo tenía apalabrado. Colérico y egoísta, perdí el único que quedaba disponible


Pere Calders (1912-1994), escritor y dibujante de la lengua catalana.

viernes, 26 de septiembre de 2008

Extravíos




















Me perdí tu nombre, dijo él.
No pudo decirlo.
Me perdí una palabra, dijo ella.
Se perdieron mutuamente.

jueves, 25 de septiembre de 2008

El país que nos habla


"La palabra es el puente más efectivo entre nosotros y la realidad, entre nosotros y los otros. Hay una suerte de Eros que se realiza en la palabra, primero en el logro de conectarnos con la palabra misma, que es afecto, intelecto e intención, mente y verbo, imagen y sonido a la vez. Pero transmitimos esa palabra no abstractamente en sí mism, sino incorporada a una red de otras palabras. El objeto de deseo del acto de la palabra es en primer lugar la palabra misma, el sentirnos conectados a eses sistema de electricidad central y fundamental que es el lenguaje, que nos identidica -nos da la identidad primera del hablante y del comunicante- y nos comunica, es decir, nos conecta al mundo de los otros hablantes y escuchantes. (...) Entonces, nos ocurre (...) el logro de contactarnos con alguien que nos permite comunicarnos, no sólo con él, sino con nosotros mismo, a través de la convergencia entre nosotros, la comunión de la palabra. Triple comunión entonces. Primero con el lenguaje, luego con el Otro, finalmente, más profundamente, con nosotros mismo. Cuando el adolescente es privado de la conciencia y el goce de la palabra se siente triplemente inerte del contacto consigo mismo. Cuantas menos palabas posee, más ataráxico, apático e indiferente se vuelve; la violencia física es entonces la expresión más común de castración verbal"


Ivonne Bordelois, El país que nos habla

Edmond Jabés

Poeta egipcio nacido en El Cairo en 1912.Hijo de una familia judía italiana, recibió una esmerada educación clásica francesa. Empezó a escribir muy joven y viajó a Paris en la década de 1930 donde trabó amistad con Max Jacob quien fue su asesor y su guía. En 1957, a raíz de la expulsión de la población judía por el gobierno egipcio, se radicó definitivamente en Paris, retomó su amistad con algunos intelectuales, y adoptó más tarde, en 1967, la nacionalidad francesa, convirtiéndose en uno de los poetas más influyentes de la posguerra. Recibió el Premio de la Crítica en 1972 y fue nombrado miembro de Legión de Honor en 1986.Entre 1943 y 1985 publicó "Libro de las preguntas", "Libro de Yukel", "Libro de las semejanzas", "Libro de los límites", "Libro de los márgenes" y "Libro de la hospitalidad". Otros títulos suyos son: "Yo construyo mi morada", "La memoria y la mano", "El pequeño libro de la subversión fuera de sospecha", y "Un extranjero con, bajo el brazo, un libro de pequeño formato".Falleció en Paris en el año de 1991.
"Veo cómo enmmudece el mundo en donde amputan las alas a las palabras"

domingo, 21 de septiembre de 2008

Don`t forget

Para no olvidar al otro mundo, la "realidad"; prender la tele, leer el diario, leer los datos, navegar en portales, leer los ojos, los salarios, el ìndice de inflación, los conflictos mundiales, las peleas políticas, las estrategias políticas, los juicios y los prejuicios, escuchar la radio, hablar con los que saben, preguntar para saber. Para no olvidar el otro mundo, hay que recordar que existe. Pero que de a ratos, está bueno disfrazarlo.

Aquel cadáver exquisito

También será una meta, la construcción del poema colectivo.
De momentos, esbozando una definición, empiezo el mío.


Palabras que vacían la boca,
que embriagan el otoño,
de sobras,
que suicidan,
que desubican de amor,
sudadas,
que dan calidez y respiro,
que amamantan,
palabras verdes,
palabras con rasguños,
que resucitan,
hechas ecos,
sin estrellas,
con mucho vuelo,
palabras permitidas, perimidas,
llena de huecos,
DESAPARECIDAS,
palabras en paraísos perdidos,
en pechos encontrados,
palabras desde un inventario,
desde un ropero,
sostenidas por fantasmas,
sobre la escalera de nuestros huesos,
palabras con viento,
en la vereda,
buenas,
sucias,
exóticas,
anormales,
mundanas´,
que suenan,
que desavían hombros,
palabras que piden disculpas,
que piden ayuda,
que necesitan un cuerpo, dos cuerpos,
que crean el universo,
palabras que desdibujan un reino,
palabras que se tiñen,
que son largas,
que surten efectos,
que a veces hacen historia,
o se olvidan sobre la mesa,
palabras pueblerinas,
palabras puro verso,
algunas desordenan el caos,
o viven en el desierto,
que prometen,
tientan, alejan.
Palabras hechas polvo,
extranjeras,
ficcionales, ficticias.

Palabras.
Palabras.
Palabras.

Anaclara Dalla Valle

Usandolas, usando las ...

Palabras, obviamente!
Para ponerlas en movimiento : www.webook.com
Gracias por el enlace!
Buenísima primavera! (la primera estación del resto de nuestras vidas)

jueves, 18 de septiembre de 2008

Las palabras de Fito

Cómo no admitir, que la palabra halla otro ámbito donde provocar, dirimir, cuesitonar: la música. Esta contribución, es una de las tantas de la Lic. Carolina Cancino


Las Palabras
Fito Paez

Las palabras hacen trampa
Nunca creo en lo que nombran las palabras
Las palabras del temblor, del desatino
Las palabras que desvien el destino
Las palabras son sagradas, buen amigo

Las palabras me hacen falta
Me hacen falta cien millones de palabras
Las palabras siempre se las lleva el viento
Pero yo las necesito somos dos viejos amantes
Muy chiflados, muy astutos, desafiantes...
Sobre el arma con la que me das consuelo
El cuchillo que se hunde en mi pellejo
La apariencia bien organizada
Las palabras son traiciones de alto vuelo

Las palabras hacen trampa
Nunca creo en lo que nombran las palabras
Ahi se esconden muchos tontos importantes
Pero no te creas nada de lo que te diga nadie
Las palabras nos enseñan el coraje

Las palabras me hacen trampa
Nunca creo en lo dicen tus palabras
Las mías son iguales siempre meten confusión
La tensión entre tus versos y el lenguaje
La tensión entre mis besos y tu amor...
Son el arma con la que te doy consuelo
El cuchillo que te hundo en tu pellejo
La apariencia siempre bien organizada
Las palabras son traiciones de alto vuelo.

Las palabras me hacen falta
Me hacen falta cien millones de palabras
Las palabras del amor y del hastió
Las palabras que desvíen mi destino
Las palabras son sagradas como el vino

Las palabras no me creo lo que dicen
Mis palabras son el centro del misterio
Las palabras nos explican lo que nunca entenderemos
Si fue cierto, fue mentira o si al fin fue todo un sueño

Mis palabras...las palabras...

Dan vida a la vida, las palabras







Hay que ser agradecidos, se cansaron de repetirme. Cómo no agradecer a Flavia Pascualini, "Mi seño de literatura"; de los talleres, del ruido en la biblioteca, del "no lo noté sólo yo", la llena de teatro, de Girondo, de laberintos y espejos. Gracias!!!!!!!

Su primer aporte al blog...







La Palabra. Pablo Neruda
Todo lo que usted quiera, si señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan... Me prosterno ante ellas... Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito... Amo tanto las palabras... Las inesperadas... Las que glotonamente se esperan, se escuchan, hasta que de pronto caen... Vocablos amados... Brillan como piedras de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal, rocío... Persigo algunas palabras... Son tan hermosas que las quiero poner todas en mi poema... Las agarro al vuelo, cuando van zumbando, y las atrapo, las limpio, las pelo, me preparo frente al plato, las siento cristalinas, vibrantes, ebúrneas, vegetales, aceitosas, como frutas, como algas, como ágatas, como aceitunas... Y entonces las revuelvo, las agito, me las bebo, me las zampo, las trituro, las emperejilo, las liberto... Las dejo como estalactitas en mi poema, como pedacitos de madera bruñida, como carbón, como restos de naufragio, regalos de la ola... Todo está en la palabra... Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la esperaba y que le obedeció...
Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen de todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces... Son antiquísimas y recientísimas... Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada... Qué buen idioma el mío, qué buena lengua heredamos de los conquistadores torvos... Estos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo... Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas... Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra... Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes... el idioma. Salimos perdiendo... Salimos ganando... Se llevaron el oro y nos dejaron el oro... Se lo llevaron todo y nos dejaron todo... Nos dejaron las palabras.



La palabra

Nació
la palabra en la sangre,
creció en el cuerpo oscuro, palpitando,
y voló con los labios y la boca.

Más lejos y más cerca
aún, aún venía
de padres muertos y de errantes razas,
de territorios que se hicieron piedra,
que se cansaron de sus pobres tribus,
porque cuando el dolor salió al camino
los pueblos anduvieron y llegaron
y nueva tierra y agua reunieron
para sembrar de nuevo su palabra.

Y así la herencia es ésta:
éste es el aire que nos comunica
con el hombre enterrado y con la aurora
de nuevos seres que aún no amanecieron.

Aún la atmósfera tiembla
con la primera palabra
elaborada
con pánico y gemido.
Salió
de las tinieblas
y hasta ahora no hay trueno
que truene aún con su ferretería
como aquella palabra,
la primera
palabra pronunciada:
tal vez sólo un susurro fue, una gota
y cae y cae aún su catarata.

Luego el sentido llena la palabra.
Quedó preñada y se llenó de vidas.
Todo fue nacimientos y sonidos:
la afirmación, la claridad, la fuerza,
la negación, la destrucción, la muerte;
el verbo asumió todos los poderes
y se fundió existencia con esencia
en la electricidad de su hermosura.

Palabra humana, sílaba, cadera
de larga luz y dura platería,
hereditaria copa que recibe
las comunicaciones de la sangre:
he aquí que el silencio fue integrado
por el total de la palabra humana
y no hablar es morir entre los seres:
se hace lenguaje hasta la cabellera,
habla la boca sin mover los labios:
los ojos de repente son palabras.

Yo tomo la palabra y la recorro
como si fuera sólo forma humana,
me embelesan sus líneas y navego
en cada resonancia del idioma:
pronuncio y soy y sin hablar me acerca
al fin de las palabras al silencio.

Bebo por la palabra levantando
una palabra o copa cristalina,
en ella bebo
el vino del idioma
o el agua interminable,
manantial maternal de las palabras,
y copa y agua y vino
originan mi canto
porque el verbo es orígen
y vierte vida: es sangre,
es la sangre que expresa su substancia
y está dispuesto así su desarrollo:
dan cristal al cristal, sangre a la sangre
y dan vida a la vida, las palabras

Permanecieron las palabras

Otro autor del que agradezo haberme apropiado
“Permanecieron las palabras."
En sus ceremonias públicas, pero también en sus oraciones privadas, repetían incesantemente el siguiente cuento:El mundo fue creado por dos dioses, el uno llamado Corazón de los Cielos y el otro Corazón de la Tierra. Al encontrarse, entrambos fertilizaron todas las cosas al nombrarlas. Nombraron la tierra, y la tierra fue hecha.La creación, a medida que fue nombrada, se disolvió y multiplicó, llamándose niebla, nube o remolino de polvo. Nombradas, las montañas se dispararon desde el fondo del mar, se formaron mágicos valles y en ellos crecieron pinares y cipreses.Los dioses se llenaron de alegría cuando dividieron las aguas y dieron nacimiento a los animales. Pero nada de esto poseía lo mismo que lo había creado, esto es la palabra. Bruma, ocelote, pino y agua, mudos.Entonces los dioses decidieron crear los únicos seres capaces de hablar y de nombrar a todas las cosas creadas por la palabra de los dioses.Y así nacieron los hombres, con el propósito de mantener día con día la creación divina mediante lo mismo que dio origen a la tierra, al cielo y cuanto en ellos se halla: la palabra.....Pues la palabra era, al cabo, el poder gemelo que compartían los dioses y los hombres. Supimos que la caída de los imperios liberaba a la palabra y a los hombres de una servidumbre falsificada”.
Carlos Fuentes. El Naranjo. Alfaguara Hispana, 1993.”Las dos orillas”, pág. 53.

Ella, con su árbol de Diana






















"Las fuerzas del lenguaje son las damas solitarias, desoladas, que cantan a través de mi voz que escucho a lo lejos.


Y lejos, en la negra arena, yace una niña densa de música ancestral.


¿Dónde la verdadera muerte?


He querido iluminarme a la luz de mi falta de luz.


Los ramos se mueren en la memoria.


La yacente anida en mí con su máscara de loba.


La que no pudo más, he imploró llamas y ardimos.


La muerte ha restituido al silencio su prestigio hechizante.


Y yo no diré mi poema y yo he de decirlo.


Aún si el poema, -aquí y ahora- no tiene sentido, no tiene destino"






"Esperando que un mundo sea desenterrado por el lenguaje, alguien canta el lugar en que se forma el silencio.


Luego comprobará que no porque se muestre furioso existe el mar, ni tampoco el mundo. Por eso cada palabra dice lo que dice y además más y otra cosa.




"No las palabras no hacen el amorhacen la ausencia.


Si digo agua ¿beberé?si digo pan ¿comeré?


El poema que no digo, el que no merezco,


Miedo de ser doscamino del espejo:


Alguien en mí dormidome come y me bebe "






Alejandra Pizarnik (Buenos Aires, 1936-1972), quien supo añorar alas para su soledad, quien cantó al rocío, al silencio, a la angustia, también dijo: "Cuando a la casa del lenguaje se le vuela el tejado y las palabras no guarecen, yo hablo"

Las palabras y las cosas

Las Palabras y las cosas, Una Arqueología De Las Ciencias Humanas, de Michel Foucault (Poiters, Francia, 1926-1984) es una obra que surgió producto de la inspiración del autor al leer las obras de Jorge Luis Borges.
"Les mots et les choses" lo colocó en la cumbre del pensamiento intelectual, manifestando su reflexión sobre el ser hablante, la construcción del conocimiento

http://www.uruguaypiensa.org.uy/imgnoticias/682.pdfhttp://
www.enfocarte.com/6.27/filosofia.html

Tiene la palabra

¿Qué son las palabras? ¿Qué son para vos? ¿Qué significan? ¿Para qué sirven?
No se por donde encarar el tema, pero las palabras, por recopilacion de definiciones, son segmentos del discurso orales o escritos que expresan ideas y representan objetos. Su significado, o importancia, es que a traves de ellas podemos nombrar todo lo que nos rodea, hasta lo abstracto que de otro modo no puede nombrarse ni explicarse.

¿Para qué te sirvieron?
Supongo que uso las palabras para obtener atencion, reemplazo los centimetros que me faltan con palabras (es en serio jaja), a traves de ellas trato de hacer sentir mi presencia y asi aumento mi autoestima.

¿Qué relación hay entre historia y palabra, palabra y vida?
Creo k las palabras y testimonios son el eco del pasado, son todo lo que queda de el, sin palabras no hay pasado, sin pasado no hay historia.Entre palabra y vida no se me ocurre mucho, supongo que sin palabras no tendriamos conciencia de lo que la vida significa, porque por medio de ellas al nombrar a aquello como vida lo estamos diferenciando de aquello que llamamos muerte (de la no vida). Pero esto pasa con todas las palabras, con ellas establecemos las fronteras de conceptos (creo k me inspire un poco en Saussure), por eso no se si es una respuesta valida.

¿Palabra y acción, verdad, realidad?
Las palabras pueden nombrar una accion, el que la nombra puede realizarla o no. Del mismo modo, uno puede expresar una intencion o hacer una descripcion, ya sean verdaderas/reales o no. La palabra nombra elementos de la realidad, pero no necesariamente expresan la realidad pura, queda en la interpretacion individual determinar el grado de verdad o realidad (porque creo que en este casoson sinonimos) del que estan cargadas. Esto se ve en un cuento de ciencia ficcion, por ejemplo. La distorcion de la realidad puede ser intencional o no (inconcientemente tambien modificamos lo real).

¿Te imaginás un mundo sin palabras? ¿Cómo sería? ¿Cómo concebimos un mundo sin ellas? ¿Hay mundo, realmente, sin ellas? ¿El mundo, sería mundo, sin palabras?
No creo que pueda concebirse un mundo sin palabras, porque por empezar no seria MUNDO, nadie lo habria nombrado. Aunque esto no quita que fisicamente el "mundo" exista de todos modos, pero seria muy diferente: tal vez los hombres se relacionarian mediante gestos, pero nunca podrian entablar relaciones mas que ocasionales; no habria sentimientos (ya con palabras es dificil definirlos, si no pueden verse ni nombrarse, dificilmente se pueda tener entonces un concepto de ellos); los hombres estarian estancados en el presente, sin poder transmitir el pasado ni pensar un futuro; ademas por eso no habria culturas, porque no hay una historia; por ultimo, sin reflexion no hay desarrollo posible, y no me imagino lo que seria pensar y hablarse a uno mismo en ningun idioma y con ninguna palabra.

Mariana Florez. Estudiante de Comunicación Social (1° año, UNR)

Las palabras andantes

Ventana sobre la palabra
I
Los cuentacuentos,
Los cantacuentos, sólo pueden contar mientras la nieve caeAsí manda la tradiciónLos indios del norte de América tienen mucho cuidado con este asunto de los cuentos.
Dicen que cuando los cuentos suenan, las plantas no se ocupan de crecer y los pájaros olvidan la comida de sus hijos

II
En Haití, no se pueden contar cuentos durante el día.
Quien cuenta de día, merece la desgracia: la montaña le arrojará una pedrada a la cabeza, su madre sólo podrá caminar en cuatro patasLos cuentos se cuentan en la noche, porque en la noche vive lo sagrado, y quien sabe contar cuenta sabiendo que el nombre es la cosa que el nombre nombra.

III
En lengua guaraní, ñe'~e significa "palabra" y también significa "alma".
Creen los indios guaraníes que quienes mienten la palabra, o la dilapidan, son traidores del alma.

IV
Magda Lemonnier recorta palabras de los diarios, palabras de todos los tamaños, y las guarda en cajasEn caja roja guarda las palabras furiosas.
En caja verde, las palabras amantes
En caja azul, las neutrales
En caja amarilla, las tristes
Y en caja transparente guarda las palabras que tienen magia
A veces, ella abre las cajas y las pone boca abajo sobre la mesa, para que las palabras se mezclen como quieran
Entonces, las palabras le cuentan lo que ocurre y le anuncian lo que ocurrirá

V
Javier Villafañe busca en vano la palabra que se le escapó justo cuando iba a decirla
¿Adónde se habrá ido esa palabra que tenía en la punta de la lengua?
¿Habrá algún lugar donde se juntan las palabras que no quisieron quedarse?
¿Un reino de las palabras perdidas?
Las palabras que se te fueron, ¿dónde te están esperando?

VI
La A tiene las piernas abiertas.
La M es un subibaja que va y viene entre el cielo y el infierno
La O, círculo cerrado, te asfixia.La R está notoriamente embarazada.-
Todas las letras de la palabra AMOR son peligrosas -comprueba Romy Díaz-Perera.
Cuando las palabras salen de la boca, ella las ve dibujadas en el aire

VII
Llevaba más de veinte años preso, cuando la descubrió.
La saludó con la mano, desde la ventana de su celda, y ella le respondió desde la ventana de su casa
Después, le habló con trapos de colores y con letras grandes
Las letras formaban palabras que ella leía con largavistas
Ella contestaba con letras más grandes, porque él no tenía largavistas.Y así les creció el amor.Ahora Nela y el Negro Viña se sientan espalda contra espalda. Si uno se va, el otro se cae.Ellos venden vino frente a las ruinas de la cárcel de Punta Carretas, en Montevideo.

Eduardo Galeano, "Las palabras andantes"

Don Freud

Las palabras fueron originariamente ensalmos, y la palabra conserva todavía hoy mucho de su antiguo poder ensalmador.
Mediante palabras puede un hombre hacer dichoso a otro o empujarlo a la desesperación, mediante palabras el maestro transmite su saber a los discípulos, mediante palabras el orador arreabta a la asamblea y determina sus juicios y sus resoluciones. Palabras despiertan sentimientos y son el medio universal con que los hombres se influyen unos a otros.

Sigmund Freud, en 1° Conferencia, Introducción

Para ella son...

Las palabras son pequeños nucleos de vida que nos permiten la comunicación, el encuentro con el otro, la emoción. Para mi vida significan una herramienta de trabajo, pero también sirven para las relaciones interpersonales, para establecer lazos.El silencio o la no palabra es el vacío que a veces viene bien, pero de a ratos. Por eso no imagino un mundo sin palabras, aunque este las preceda, Sería un mundo inmominado, sin registro de su existencia.

Fabiana Monti. Corresponsal de "El Escriba"y redactora del diario La Capital

CREER Y CREAR

Es mi lema, debo asumirlo. A través de un visible juego estratégico de palabras, manifiesto mi pensamiento
Es imposible transmitir fehacientemente ideas, si uno no carga con ellas, sino las siente en la sangre. Por eso el proyecto THE WORLD WITHOUT WORDS, porque creo, confìo en el poder, en la fuerza, en la acción de la palabra. Y porque me permite crear, que es lo más agradecible de sus noblezas. Todo el universo, el mío, el tuyo, el del silencio, el del viento, se erige por ellas.
Somos seres "empalabrados", como supo decir alguno. Vivimos empalabrando

FESTEJEMOS LAS PALABRAS!!!!!!!

Creamos, creemos.

martes, 9 de septiembre de 2008

Por qué leer?

Leer, toda una aventura magistral, un desafío al universo mismo de significación, un pasaje ilimitado a miles de océanos.
Leer, una compleja actividad, un imbricado acto consciente y voluntario, que demuestra capacidad, inteligencia. Y placer, en el más pleno de los casos.
Leer, como muchos dicen, constituye “una constante búsqueda de sentido”. Es un aprendizaje por el cual nos organizamos tratando de entender, y anticiparnos al mundo[1].
Por esta característica, la lectura es para Goodman, K[2]. “mucho más que un sistema que hay que decodificar; es un proceso destinado a construir el significado de un texto en el que se producen transacciones entre pensamiento y lenguaje”. Otros autores, agregan que se trata de una relación interactiva entre el sujeto lector y el texto. Es decir, supone la implicancia directa del lector, es un juego didáctico y dialéctico. Un gran juego. Y también una gran provocación. ¿O acaso esta frase de Ferdinando Camon[3], no lo supone? Él nos dice: “Quien vive, vive la propia vida. Quien lee, vive en cambio la vida de los otros. Pero como una vida existe en relación con otras vidas, quien no lee no entra en esa relación, y por ende ni siquiera vive la propia vida; la pierda.”
Lejos de la metáfora, es increíble, que con todo lo que tiene a favor, la lectura esté “menospreciada”. Un 43% de los argentinos, leyó menos de un libro en el último año, a pesar que el número de ejemplares impresos aumentó más de 13 millones. ¿A quién miramos, entonces, a la hora de responsabilizar por esta falencia? Algunos apuntan a la escuela, porque hace de la lectura una obligación y los chicos terminan por odiarla, a la televisión, porque se presenta como una alternativa más divertida que la mera acción de leer, a la familia, donde tampoco hay ejemplos concretos de lectores voraces, a la sociedad, que no le da el lugar que corresponde, a las nuevas tecnologías, que en realidad, no es que impiden la lectura, sino que modifican el hábito. Siempre acusamos a terceros por aquellos problemas que tendríamos que resolver en conjunto, cada uno desde su lugar, con su pequeño aporte.
A pesar de todo, de responsabilidades, de vacíos, de desprestigios, es eminente que se lee, al fin, por una necesidad del alma y de la memoria, por la magia milagrosa de abrir un libro y abrir el planeta entero y darle vida.
Y como la lectura es la base de la escritura, traigo a colación, un breve cuento del argentino Pablo de Santis[4], que refleja una escena de la misma:

“Tiene diez años y está en la cama. Por la ventana se escucha el ruido de la lluvia. Le gustaría leer un poco en la cama pero ya es tarde y mañana tiene que ir al colegio. De pronto se acuerda que dejó el libro que estaba leyendo en el piso de la terraza. Era “La isla misteriosa”; de Julio Verne. Es tarde para rescatarlo. Los personajes se quejaban de que no llovía. ¿Querían lluvia? Ahí tienen. Pasan los minutos y no se duerme. La curiosidad puede más que el sueño. Sin hacer ruido sube la escalera y a través de la ventana mira la terraza inundada por la lluvia. Y en medio de la terraza, “La isla misteriosa”, ya convertida en una isla de verdad.

Es que leer, y más aún, leer literatura, hace eso. Hace que todo se congregue ante uno de una manera intempestiva. La lectura, no admite edad, género, ni situación social, ni nada de nada. La lectura de un libro, es más, conduce, lleva a otros tantos, que están expectantes.
La imaginación activa, propicia nuevos y novedosos seres humanos, que se liberan, y se enriquecen posicionándose con una actitud mucho mas valiente ante la realidad, siempre infinitamente parcial.
La clave es que seamos lectores constantes, alborozados y dinámicos. Seamos lectores, lo demás vendrá por añadidura.
[1] Actis, Beatriz. “¿Qué, cómo y para qué leer? Un libro sobre libros, Homo Sapiens, Rosario, 2002.
[2] Actis, Beatriz. “¿Qué, cómo y para qué leer? Un libro sobre libros, Homo Sapiens, Rosario, 2002.
[3] Extraído del artículo “El mejor cuento del mundo”, Pradelli, Angela. Revista Ñ, 19/04/2008
[4] De Santis, Pablo. “Historias de cinco lectores”, Revista Ñ, 19/04/2008



Para seguir, uno que es para grandes y chicos, para chicos grandes, para grandes chicos y para chicos chicos, para grandes grandes
http://www.imaginaria.com.ar/13/6/maximas_y_minimas.htm

Por qué escribir?

Hablando via mail con quien sabe más que yo, recomendó el mundo de los blogs para comunicar. Agradezco a la escritura, entonces, por sus bondades infinitas, porque sirve para demorar el olvido, para impedir la destrucción absoluta de eso que hay para decir, para contar. O para no contar.
“Pensar que no sabremos nunca
qué pasa dentro de las nueces.
No me pregunten.
Con locura y con el permiso de ustedes
me voy a agonizar otro poquito
con las palabras. Hasta que me lleven.”
María Elena Walsh. “Arte poética”
Sin palabras, nos deja quién las lleva a todas en sus venas...Juan Gelman y un discurso maravilloso, al recibir el premio Juan Rulfo de Literatura Latinoamericana y del Caribe
Escribir es dejar por sentado una necesidad estridente de vida...

lunes, 8 de septiembre de 2008

Exótica razón

Las entradas para Madonna ya se revenden a $4.500
Sus fans arrasaron con los tickets en ¡3 horas! Ahora, los precios en la reventa por Internet parecen no tener techo.

Los fans de Madonna hicieron cola desde temprano para tener asegurado un lugar el 6 de diciembre. Las entradas para el show que realizará el próximo 6 de diciembre en Buenos Aires se agotaron hoy en sólo tres horas de venta, tras lo cual se anunció que la cantante estadounidense programó una nueva fecha en la Argentina.Ni bien se terminaron las localidades en el sitio MercadoLibre, antes de que se supiera de la nueva fecha -el 7 de diciembre- varios usuarios se decidieron a comercializar lo que consiguieron en estos días a precios siderales. Es el caso de "NIKKO1970 (0)", que la ofrece a $ 4.500 con un valor final de $ 3.900.Miles de personas hicieron fila desde varias horas antes, varias de ellas incluso acamparon, para poder conseguir un ticket para ver a Madonna en su "Sticky & Sweet Tour" en el estadio Monumental de River Plate.La demanda superó las expectativas pese al valor de los boletos, que escaló desde los 95 pesos (31 dólares) hasta los 630 pesos (205 dólares). La venta por Internet y vía telefónica había comenzado dos días antes, pero incluía un adicional de hasta 33 dólares en concepto de emisión más gastos de envío.

La escalada en precios de reventa
Luego de que miles de personas se amontonaran para obtener su entrada, internet fue el lugar en donde se puso nuevamente en pugna la ley de la oferta y la demanda: entonces, un ticket de los más económicos, para el césped, está ahora a $500, un poco más del doble de lo que se vendió en forma "oficial" para el 6 de diciembre.También hay plateas Belgrano y San Martín medias y bajas por $1.700, que los organizadores del evento vendieron a $475 o $630. No obstante, para quien no esté dispuesto a pagar esa suma, hay otras ofertas, también de plateas, por $ 1.500, $850 y hasta $649.La cifra más escandalosa llegó con la venta de un pase al "campo VIP", cuyo precio oficial fue $630 y ahora en MercadoLibre se lo ofrece por la suma de $3.050. Pero en definitiva para muchos la diosa del pop lo vale y realizan cualquier sacrificio para poder presenciar uno de sus conciertos que se presume será increíble y que ya ocasionó revuelo en varios de los países en los que se presentó. Esta será la tercera visita a la Argentina de la cantante, que lanzó recientemente su nuevo disco "Hard Candy. La primera fue en 1993, cuando cantó en el estadio de River en el marco del "Girlie Show tour" ante más de 50 mil personas. Volvió en 1995 para filmar el musical "Evita", de Alan Parker junto a Antonio Banderas, en el que representó a Eva Duarte de Perón, esposa del ex presidente Juan Domingo Perón y considerada la "abanderada de los pobres".
Thanks Crítica digital

Yo y otras muchas

CAMILA O´GORMAN: convergencia de sentimientos
La vida de Camila O´Gorman, una joven acomodada de la sociedad porteña en la época del Restaurador, estuvo fielmente atravesada por los sentidos, por los sentimientos, por el corazón.
Nació en 1828, en un Buenos Aires convulsionado por la lucha entre los rojos punzó y los azules. Todo, por esos años eran consolidaciones para concretar un intento de país.
Camila era hija de Don Adolfo O´Gorman y Joaquina Ximénes Pinto y por sobre todo, una típica transgresora para su época. Sus intereses superaban todo límite, toda regla. Era diferente al resto, incluso, totalmente adversa a sus hermanas mayores, Clara y Carmen que nunca sintieron gran aprecio por la menor. A la familia la completaba Eduardo cuya vocación fue siempre el sacerdocio, y Carlos, que dedicó su vida al campo y la familia.
Fue criada por Blanquita, la esclava negra de la familia, que la quiso desde el inicio, como si fuese más que su madre, su ángel de la guarda. Si algo caracterizaba a su relación era la mutua paciencia que ambas se profesaban. Por la otra, cada una padecía y soportaba cualquier sumisión sin siquiera alterarse[1]. Mi niña, así la llamaba la empleada, era todo para ella. Y se lo hacía saber: con palabras modestas y rudimentarias, con cariño, con devoción. Siempre pensando en sus necesidades, esperando sus acciones, siguiendo sus pasos.
La lectura era la pasión de Camila, lo que naturalmente influía en su pensamiento, por eso enseñaba a leer en la Iglesia del Socorro, no sólo como un acto caritativo sino como un acto pasional. Había en ella un vigente sentimiento de esperanza, que le daba a su cuerpo entero, un bello estado del ánimo por el cual se le presentaba posible todo lo que deseaba[2]. Y deseaba mucho, y deseaba bien, bien alto. Ella quería amar. Para la mujercita había miles de luces, al final de cualquier túnel, siempre había otras puertas que abrir, otros senderos que la conducían al bienestar.

Andaba por la vida llena de proyectos, fuerza y ganas de crecer y crear. Andaba por la vida, buscándole sentido. Al igual que Ladislao Gutierrez, un tucumano cuatro años mayor, proveniente de los federales hartos de riquezas. Era huérfano y su tío, tiempo después Gobernador de la provincia, había sido su único referente. Si algo lo caracterizaba, era su enorme tranquilidad, su andar pacífico, sosegado[3], como entregándose al mismísimo viento. Esta actitud la evidenciaba cada vez que con modestia proclamaba algún discurso, que miraba el río, el cielo. Fue sacerdote por mandato familiar, por imposición inconsciente y aceptada en silencio. También deseaba alto, su meta era conocer Buenos Aires.

Al unísono, las dos puras ambiciones, se cumplieron en simultáneo. El mismo día, un 30 de diciembre de 1844, Ladislao, conoció con sus ojos marrones, el Buenos Aires soñado, Camila, con sus ojos profundos, conoció el amor. Y ya nada fue siquiera parecido a lo que pudieron esbozar. Despertó en su pequeño cuerpo el sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro[4] y unión con otro ser, que atrae, da vida, energía, ganas de ser, de sentir.

La entrega fue total, porque, como supo decirle la abuela de la niña “nadie se enamora solo”. La anciana, Ana María Pericón, llamada “la sinrazón”, sólo vivió en medio de una fantasía poblada del mismísimo amor, fue extraditada de su nación por su relación con el Virrey, y cuando volvió, la recluyeron en un campo de La Matanza. Allí, en sus ratos de cordura era una, en sus ratos de demencia era una reina...allí, “donde el sol no llegaba”[5], Camila había pasado los momentos más hermosos de su brevísima existencia.

Después de ese día, después del encuentro furtivo y desafortunado, entre Camila y Ladislao, la convulsión de emociones se reiteró, de manera natural y catastrófica. Ella, imposible de contener sus impulsos, arrebató toda ley y premonición y le confesó a Gutierrez el amor que le tenía, la pasión que sus venas no dudaba en demostrar constantemente. Él, cargando con la culpa en su conciencia, con el temor de Dios a flor de piel, sabiendo de su majestuoso error, de su inevitable error, sólo se dejó guiar por la persona que más amaba.
Ella, puro coraje armada de un potente valor para afrontar toda situación, no dudó en proponerle que se escaparan juntos[6]. Asumiendo que su amor, era absolutamente inoportuno, asumiendo que su amor, era absolutamente incapaz de sucumbir, asumiendo que se amaban más que nunca, más que a nadie, emprendieron su viaje, en enero de 1848.

Cambiaron su nombre, su ropa, su vida. Dejaron grandes familias y poderosos intereses. Sabían que era un desafío pero con gran valor, confiados en que era la única forma de ser felices y plenos, de estar tranquilos y llenos de luz y esperanza, afrontaron todo obstáculo,
Pero las cosas, por esos años, no estaban nada calmas. Las turbulencias eran más concretas que su idilio. Y Rosas, considerando el escape como una burla terrible a su autoridad, se prometió el peor de los castigos, para quien fuera, entre tantas cosas, amiga de su hija Manuelita.

Uno de los testimonios de es de Juan M. Beruti, un testigo de época quien narra:
En el mes de Enero de 1848 / El cura de la Parroquia de Nuestra Señora del Socorro de esta ciudad Presbítero [don] Uladislao Gutiérrez se desapareció abandonando el Curato y llevándose una niña [llamada doña] Camila O’Gorman hija de una familia de las mui desentes de esta Capital. / Sabido por el Gobernador pasó circulares á todos los gobiernos y demás autoridades de las Provincias, con las filiaciones de ambos prófugos, tratándolos de reos criminales, para que en donde fuesen conosidos los prendieran y remitieran asegurados á esta Ciudad / efectivamente en el Pueblo de Goya juridicción de Corrientes, fueron conocidos por el Juez de Paz, [quien] dio cuenta á su [Gobierno] de tenerlos asegurados; cuyo [Gobernador] los remitió presos á esta Capital. / El 16 de Agosto llegaron á esta Ciudad, donde quedaron presos en el Campamento de los Santos Lugares; [pero] sin mas trámites de justicia el 18 del mismo Agosto á las 10 del día fueron fusilados los dos de [orden] del Gobernador / El clérigo, hijo de la Ciudad de Tucumán fue fusilado en un banquillo; la niña en una silla de brazos en que fue conducida. / El clérigo su edad de 24 años, y ella de 20, siendo esta niña á mas de su tierna edad, mui hermosa de cara y de cuerpo, mui blanca y graciosa, de habilidad pues tocaba la guitarra y el piano [perfectamente] y cantaba, que embelesaba á los que la oyan, haviendo causado una sorpresa y [sentimiento] general á todos los havitantes de esta Ciudad estas muertes, por un delito, que no creen mereciera perder la vida, sino una reclusión por algún tiempo, para que purgasen el escándalo que havían dado por solo una pasión de Amor, que no ofendían á nadies sino asi propios; siendo lo mas sensible que estaba embarasada de ocho meses, se lo dijeron al Gobernador; [pero] este señor, sin reparar la inosente criatura que estaba en el bientre, sin esperar á que la madre pariese la mandó fusilar; caso nunca sucedido igual en Buenos Ayres, de manera que por matar á dos murieron tres. / El clérigo salio al cadalso asi muerto, ó muerto según dicen los que lo presenciaron; [pero] la niña con valor estraordinario, en que se manifestó muriendo como una heroína, (Beruti)

Ni una palabra más, ni una palabra menos. En Santos Lugares, dos corazones por última vez sintieron la respiración del otro. Murieron entre gritos, propios y ajenos. Pero murieron felices, porque murieron juntos.