jueves, 18 de septiembre de 2008

Ella, con su árbol de Diana






















"Las fuerzas del lenguaje son las damas solitarias, desoladas, que cantan a través de mi voz que escucho a lo lejos.


Y lejos, en la negra arena, yace una niña densa de música ancestral.


¿Dónde la verdadera muerte?


He querido iluminarme a la luz de mi falta de luz.


Los ramos se mueren en la memoria.


La yacente anida en mí con su máscara de loba.


La que no pudo más, he imploró llamas y ardimos.


La muerte ha restituido al silencio su prestigio hechizante.


Y yo no diré mi poema y yo he de decirlo.


Aún si el poema, -aquí y ahora- no tiene sentido, no tiene destino"






"Esperando que un mundo sea desenterrado por el lenguaje, alguien canta el lugar en que se forma el silencio.


Luego comprobará que no porque se muestre furioso existe el mar, ni tampoco el mundo. Por eso cada palabra dice lo que dice y además más y otra cosa.




"No las palabras no hacen el amorhacen la ausencia.


Si digo agua ¿beberé?si digo pan ¿comeré?


El poema que no digo, el que no merezco,


Miedo de ser doscamino del espejo:


Alguien en mí dormidome come y me bebe "






Alejandra Pizarnik (Buenos Aires, 1936-1972), quien supo añorar alas para su soledad, quien cantó al rocío, al silencio, a la angustia, también dijo: "Cuando a la casa del lenguaje se le vuela el tejado y las palabras no guarecen, yo hablo"

No hay comentarios: