jueves, 18 de septiembre de 2008

Las palabras andantes

Ventana sobre la palabra
I
Los cuentacuentos,
Los cantacuentos, sólo pueden contar mientras la nieve caeAsí manda la tradiciónLos indios del norte de América tienen mucho cuidado con este asunto de los cuentos.
Dicen que cuando los cuentos suenan, las plantas no se ocupan de crecer y los pájaros olvidan la comida de sus hijos

II
En Haití, no se pueden contar cuentos durante el día.
Quien cuenta de día, merece la desgracia: la montaña le arrojará una pedrada a la cabeza, su madre sólo podrá caminar en cuatro patasLos cuentos se cuentan en la noche, porque en la noche vive lo sagrado, y quien sabe contar cuenta sabiendo que el nombre es la cosa que el nombre nombra.

III
En lengua guaraní, ñe'~e significa "palabra" y también significa "alma".
Creen los indios guaraníes que quienes mienten la palabra, o la dilapidan, son traidores del alma.

IV
Magda Lemonnier recorta palabras de los diarios, palabras de todos los tamaños, y las guarda en cajasEn caja roja guarda las palabras furiosas.
En caja verde, las palabras amantes
En caja azul, las neutrales
En caja amarilla, las tristes
Y en caja transparente guarda las palabras que tienen magia
A veces, ella abre las cajas y las pone boca abajo sobre la mesa, para que las palabras se mezclen como quieran
Entonces, las palabras le cuentan lo que ocurre y le anuncian lo que ocurrirá

V
Javier Villafañe busca en vano la palabra que se le escapó justo cuando iba a decirla
¿Adónde se habrá ido esa palabra que tenía en la punta de la lengua?
¿Habrá algún lugar donde se juntan las palabras que no quisieron quedarse?
¿Un reino de las palabras perdidas?
Las palabras que se te fueron, ¿dónde te están esperando?

VI
La A tiene las piernas abiertas.
La M es un subibaja que va y viene entre el cielo y el infierno
La O, círculo cerrado, te asfixia.La R está notoriamente embarazada.-
Todas las letras de la palabra AMOR son peligrosas -comprueba Romy Díaz-Perera.
Cuando las palabras salen de la boca, ella las ve dibujadas en el aire

VII
Llevaba más de veinte años preso, cuando la descubrió.
La saludó con la mano, desde la ventana de su celda, y ella le respondió desde la ventana de su casa
Después, le habló con trapos de colores y con letras grandes
Las letras formaban palabras que ella leía con largavistas
Ella contestaba con letras más grandes, porque él no tenía largavistas.Y así les creció el amor.Ahora Nela y el Negro Viña se sientan espalda contra espalda. Si uno se va, el otro se cae.Ellos venden vino frente a las ruinas de la cárcel de Punta Carretas, en Montevideo.

Eduardo Galeano, "Las palabras andantes"

No hay comentarios: