viernes, 30 de enero de 2009

7 hábitos de los escritores efectivos

Todos conocemos el libro de Stephen Covey Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas.

Donde dichos hábitos son:

Sea Proactivo.
Empiece con un fin en mente.
Primero lo Primero.
Piense en Ganar/ganar.
Procure primero comprender y luego ser comprendido.
Sinergice.
Afile la sierra.
Ahora bien… a mí me interesa mucho escribir, lo hago principalmente en ficción o humor y siempre pienso cómo se puede mejorar ese proceso.

Quizás aplicando un listado similar, pero que sea de los 7 hábitos para ser un escritor efectivo.

Y esto se puede aplicar a quien tiene que escribir gacetillas, informes, ficción, o tu propio blog; es más bien sobre el proceso en general:

Separar el proceso de escribir y el de editar y corregir:
Cuando escribas, escribe. no te preocupes tanto por la calidad o el tipeo. Como dice Cecil Castellucci, autora de Boy Proof (elegido mejor libro de 2005 para jóvenes adultos en NY) “Las mejores flores están fertilizadas por mierda” Recuerden esto y dénse permiso para escribir borradores con errores y fallas de redacción.
La edición es un trabajo para más tarde. Allí se debe tomar el tiempo para reacomodar el texto, jugar con la estructura, obsesionarse con la selección de palabras y acomodar la puntuación.
Solamente Adolfo Bioy Casares escribía todo de un tirón…
Enfocarse en lo interesante:
Los escritores y oradores efectivos siempre cuentan historias. Si tienen que comunicar algo teórico lo ilustran con ejemplos de la vida real y anécdotas. Es lo que permite conectarse con el que lee (o escucha).
Aprovechar el poder de las metáforas:
Las metáforas llevan al inmediato entendimiento. Sino miren el uso de las mismas que hace Doctor House en cada capítulo para explicar una enfermedad.
Investigar lo que necesiten saber:
No hay nada más difícil y doloroso para un escritor que escribir cuando no se tiene nada para decir. Los escritores efectivos entienden que la investigación necesaria consiste en realizar preguntas interesantes. Sobre esto se podrá escribir mucho más fluido una vez se tenga el back suficiente.
Aprender de cómo escriben otros:
Los escritores efectivos comprenden que son aprendices de por vida. Y aprenden leyendo constantemente. Y esto no quiere decir hojear en el baño para matar el tiempo; sino sentarse y prestarle atención a lo que se está leyendo. No hace falta que todo lo que lean lo hagan de esta manera, pero sí tomarse un tiempo para hacerlo todas las semanas. Lo que se llama ser un lector proactivo.
Escribir de a poco:
El trabajo creativo no requiere comenzarse y completarse en una sentada. Escriben borradores. Un poco aquí y un poco allá. En vez de sentarse y obligarse y terminar procrastinando, el escritor efectivo se persuade de escribir un poco todos los días.
La edición, por su parte, sí requiere de otro tipo de disciplina.
Leer en voz alta:
El lenguaje no es solamente significado… tiene musicalidad. Los escritores efectivos pueden verse sentados en la computadora susurrándole palabras a la pantalla, repitiéndose las palabras. No es para alarmarse ni para llamar al manicomio. Funciona. Permite entender más fácilmente qué palabras se deben cambiar y cuáles no ayudan al entendimiento y la estética del texto.
Y ustedes… ¿qué hábitos tienen a la hora de escribir?

Publicado por: Guillermo Paz

No hay comentarios: