lunes, 26 de enero de 2009

Ficción histórica

Cuando el 1599 era un hecho concreto en una Francia acostumbrada a las nostalgias y heridas bélicas, de las cruces ensangrentadas, había también otras historias.
Cuentan que un tal Henri le Grand hizo más que ser Duque, Rey, ídolo de su pueblo, odio de sus enemigos. Que no fue un hijo más de una reina más.

Tenía sangre bien roja en sus huesos, los hacía vibrar y derretir. Le daba vida a la vida, con más vidas. Dicen, que su primer matrimonio fue el menos deseado del universo, que el segundo fue menos cruel, pero que siempre requirió de otras bocas.
Tuvo amantes. Múltiples y variadas. Todas más fuertes que sus relaciones esclarecidas. Pero en la clandestinidad, también tuvo una elegida. Tiempo después de la confusa muerte de ella, encontraron entre papeles, un diario íntimo. Oculto, predestinado al olvido. O en realidad, abierto, predestinado a la confesión, puro blanco.
Castillo de Coeuvres, Picardía
01 de abril de 1599
Sé que no las ama, sé que no las ama. No hay nada en su cuantioso e indomable ser que demuestre lo contrario. No hay nada. Y puedo resucitar y asegurárselo al mismísimo Don Antonio de Borbón (Q.E.P.D) ¿Acaso, vibraba su piel cuando oía el petrificado nombre “Margarita de Valois”? Por favor, ¿a quién pretendía engañar su corazón? Si bien su falta de afecto, su relación fingida, era de público saber, yo lo sabía desde el origen.
Tampoco lo hace ahora, tampoco en estos caóticos instantes. Tampoco lo hace por quien será su nueva e hipócrita cónyuge. Alarde de nombres nobles y eclesiásticos,
Oh Dios! Me has condenado, al peor de los castigos, me has hecho ser amante amada, amante confundida...pero no más que su amante! ¿Acaso debo aceptar le mandado por ellos, por mis niños huérfanos de amor? ¿O debo acabar con lo que me está sometiendo o debo dejar que me acaben?
Yo Gabrielle d'Estrées, soy y seré su gran amor, su verdadera y última razón de ser, porque es para mí el cielo y el mar, el rocío y el pedestal.
¿Acaso no son mis bellas criaturas, y la que espero con ansias inconmensurables, testigos fehacientes de nuestra lujuria? ¿Acaso no hablan las paredes, cuando nuestros ojos se percuten? ¿Acaso no confesó su pasión por mis besos?
Pues, nadie podrá subvertir mi afirmada certeza de su enamoramiento hacia mi ser entero, que le pertenece. Que es suyo, solo suyo. Ni la corte, ni los tronos, ni ninguna dominación terrenal o divina, harán acaecer mis latidos convulsionados. Porque algo he comprendido, y él se encargó de demostrarlo: cuanto más intento callar, más su nombre, a mi pecho más aún viene a presionar. Nunca voy a poder controlar esto que perturba mi serenidad, cuando siento tu respiro. Por eso, porque sé que siente lo mismo, no entiendo, por que he de ser, su siempre amante.
Siempre tuya.
G.

La muerte resonó en su limitada piel a pocas noches de escrita la carta. Otro ser, latía en el suyo, pero no llegó a la luz. Resonó en la precaria voz del Rey. Resonó en Francia, y en su línea histórica. Resonó en los libros, en el mar, en los lamentos.
Si bien “Niña G”, fue para el Grande, la más grande, debió conformarse con actuar como una reina, pulcra, aceptada, instituida. Al margen de sus abrazos oficiales y del disfrute de su crédito brillante.
Cuando el 1599 era enfrentamiento sostenido, melancolía y destrozo, había también otras historia más.
Cuentan que un tal Henri le Grand hizo más que ser un hombre de prestigio. Cuentan que dejó muchos niños. Muchos versos reprimidos. Dejó agonizar a su pasión. Dejó morir la esperanza primera de felicidad. Y vio partir la fe, en un tren sin retorno.



Enrique IV de Francia y III de Navarra (Pau, 1 de abril de 1553 – París, 14 de mayo de 1610), Rey de Francia entre 1589 y 1610, primero de la Casa de Borbón en ese país y también rey de Navarra entre 1572 y 1610, conocido como Enrique el Grande (Henri le Grand) o el Buen Rey (Le bon roi Henri). Hijo de Don Antonio de Borbón, Duque de Vendôme y Borbón y de la Reina de Navarra, Doña Juana de Albret, fue bautizado católico pero educado por su madre en la religión calvinista. Su padre murió en 1562 y él se convirtió en Duque de Vendôme y Duque de Borbón. Combatió en el bando hugonote (protestante) durante la tercera guerra de religión francesa. La guerra terminó con la paz de Saint-Germain (1570) con la que se pretendía alcanzar la reconciliación entre los dos bandos católicos y hugonotes. Como parte de este plan, se decidió su matrimonio con Margarita de Valois, hermana del Rey Carlos IX de Francia. El matrimonio tuvo lugar el 18 de agosto de 1572 en contra de sus deseos. Ese mismo año, se convirtió en Enrique III de Navarra, sucediendo a su madre, la Reina Juana de Albret. 18 de agosto de 1572, contrajo matrimonio con Margarita de Valois. No fue nunca feliz y se separaron antes de su ascensión al trono, en 1589, sin haber tenido hijos. El matrimonio fue anulado en 1599.Su siguiente matrimonio fue con María de Médicis el 17 de diciembre de 1600. Tuvieron seis hijos. Y once ilegítimos, tres con Gabrielle.

Gabrielle d'Estrées (Montlouis-sur-Loire, Castillo de la Boudaisière en el Departamento frances de Indre y Loira o en el castillo de Coeuvres, Picardía, entre 1570 y 1573 - París, noche del 9 al 10 de abril 1599). Amante del rey Enrique IV de Francia y madre de tres hijos suyos.Pertenecía a una familia aristocrática. En 1590 Enrique IV, pretendiente al trono francés y rey titular, se enamoró de ella. Hasta su consagración oficial, Gabrielle no le mostró gran amor, y tras ese acto se convirtió en su amante oficial, actuando como una verdadera reina en la corte. Durante mucho tiempo intrigó para conseguir el matrimonio con el rey y por tanto el derecho al trono para sus hijos. Cuando quedaban sólo unos días para la boda, murió en medio de horribles convulsiones, cuando faltaban pocos días para dar a luz. En su momento se especuló con la posibilidad del envenenamiento, bien por parte de una rival, bien de alguna facción política partidaria de otro matrimonio para el rey. Ahora en cambio, existen dudas fundadas de si realmente murió envenenada o víctima de una eclampsia.

No hay comentarios: